Cochinilla polaca

La cochinilla polaca (Porphyrophora polonica), también conocido como balanzas carmín polacas, es un insecto de la escala antes solía producir un tinte carmesí del mismo nombre, familiarmente conocido como la sangre de "San Juan". Las larvas de P. polonica son parásitos sessile que viven de las raíces de vario herbs—especially aquellos del perenne knawel—growing en los suelos arenosos de Europa Central y otras partes de Eurasia. Antes del desarrollo de la anilina, alizarin, y otros tintes sintéticos, el insecto tenía la gran importancia económica, aunque su uso estuviera en la decadencia después de la introducción de la cochinilla mexicana a Europa en el 16to siglo.

Biología

Ciclo vital

A mediados de julio, la cochinilla polaca femenina pone aproximadamente 600-700 huevos, revestidos con ootheca céreo blanco, en la tierra. Cuando las larvas salen a finales de agosto o a principios de septiembre, no dejan el caso del huevo, pero permanecen dentro hasta el final del invierno. A finales de marzo o a principios de abril, las larvas surgen de la tierra para alimentarse durante un poco tiempo de las hojas que crecen bajo de la planta del anfitrión antes de devolver el movimiento clandestino para alimentarse de las raíces de la planta. A este punto, las larvas se someten a ecdysis, mudando su exoskeletons juntos con sus piernas y antenas y ellos encyst formando capas protectoras externas (quistes) dentro de los tejidos de la raíz.

Los quistes son pequeñas burbujas rojo oscuro o violeta agrupadas en las raíces de la planta del anfitrión. Los quistes femeninos están en el diámetro. Los varones son la mitad de la talla de sus colegas y más pequeño en el número, con sólo un varón por 500 mujeres. Los quistes se someten a ecdysis varias veces. Cuando la larva macha alcanza la tercera-instar etapa del desarrollo, forma un capullo blanco delicado y transforma en una crisálida a principios de junio. A finales de junio o a principios de julio, las mujeres, que son neotenous y retienen su forma larval, surgen de nuevo de la tierra y despacio suben a la cumbre de la planta del anfitrión, donde esperan hasta que los varones adultos alados, con plumas características al final de sus abdómenes, dejen los capullos y se afilien a ellos unos días más tarde. El varón imagina (insectos adultos) no se alimentan y mueren poco después del acoplamiento, mientras sus colegas devuelven el movimiento clandestino para poner huevos. Después oviposition, los insectos hembras se encogen y mueren.

Plantas del anfitrión y distribución geográfica

La cochinilla polaca vive de plantas herbáceas que crecen en suelos arenosos y áridos, estériles. Su planta del anfitrión primaria es el knawel perenne (Scleranthus perennis), pero también se ha conocido que se alimenta de plantas de otros 20 géneros, incluso el oído del ratón hawkweed (Hieracium pilosella), colleja de la vejiga (Silene inflata), el terciopelo se dobló (Agrostis canina), Caragana, rupturewort liso (Herniaria glabra), fresa (Fragaria) y cinquefoil (Potentilla).

El insecto comúnmente se encontraba una vez en todas partes de Palearctic y se reconoció a través de Eurasia, de Francia e Inglaterra a China, pero estaba principalmente en Europa Central donde era bastante común para hacer su uso industrial económicamente viable. La explotación económica excesiva así como el encogimiento y la degradación de su hábitat han hecho la cochinilla polaca una especie rara. En 1994, se incluyó en el Libro Rojo ucraniano de especies en peligro de extinción. En Polonia, donde todavía era común en los años 1960, hay datos insuficientes para determinar su estado de conservación, y ningunas medidas protectoras están en el lugar.

Historia

Los eslavos antiguos desarrollaron un método de obtener el tinte rojo de las larvas de la cochinilla polaca. A pesar del proceso que emplea mucha mano de obra de cosechar la cochinilla y una producción relativamente modesta, el tinte siguió siendo una materia muy solicitada y una alternativa popular a kermes a lo largo de la Edad media hasta que fuera reemplazado por la cochinilla mexicana en el 16to siglo.

Producción del tinte

Similar a otros tintes rojos obtenidos de insectos de la escala, el colorante rojo se saca del ácido carminic con rastros de ácido kermesic. El contenido ácido carminic natural del extracto de cochinilla polaca es aproximadamente el 20%. Los insectos se cosecharon poco antes de que las larvas hembras alcanzaron la madurez, es decir a finales de junio, por lo general alrededor de San Juan el día del Bautista (el 24 de junio), de ahí el nombre popular del tinte, la sangre de San Juan. El proceso de cosecha implicó desarraigar la planta del anfitrión y escoger las larvas hembras, haciendo un promedio de aproximadamente diez insectos de cada planta. En Polonia, incluso Ucrania actual, y en otra parte en Europa, las plantaciones se hicieron funcionar a fin de tratar con el peaje alto en las plantas del anfitrión. Las larvas se mataron con agua hirviente o vinagre y secaron en el sol o en un horno, tierra, y se disolvieron en el pan fermentado o en el centeno ligero que la cerveza llamó kvass a fin de quitar la grasa. El extracto se podría usar entonces para teñir la seda, lana, algodón o lino. El proceso de tinte requiere que aproximadamente 3-4 onz. del tinte por libra (180-250 g por kilogramo) de la seda y una libra del tinte coloreen casi 20 libras (50 g por kilogramo) de la lana.

Comercio

La cochinilla polaca extensamente se cambió con Europa durante la Edad media y el Renacimiento. En los 15tos y 16tos siglos, junto con grano, madera y sal, era una de las exportaciones principales de Polonia y Lituania, principalmente a Alemania del sur e Italia del norte así como a Francia, Inglaterra, el Imperio Otomano y Armenia. En Polonia, el comercio de la cochinilla fue generalmente monopolizado por comerciantes judíos, que compraron el tinte a campesinos en Ruthenia Rojo y otras regiones de Polonia y Lituania. Los comerciantes transportaron el tinte a ciudades polacas principales como Kraków, Gdańsk (Danzig) y Poznań. Desde allí, la mercancía se exportó a mayoristas en Breslau (Wrocław), Nuremberg, Francfort, Augsburg, Venecia y otros destinos. El comercio de la cochinilla polaco era un negocio jugoso para los intermediarios judíos; según Marcin de Urzędów (1595), una libra de la cochinilla polaca cuesta entre cuatro y cinco libras venecianas. En términos de cantidades, el comercio alcanzó su pico en los años 1530. En 1534, 1963 piedras (aproximadamente 30 toneladas métricas) del tinte se vendieron en el Poznań solo.

El advenimiento de la cochinilla mexicana más barata llevó a una depresión abrupta en el comercio de la cochinilla polaco, y los años 1540 vieron una decadencia escarpada en cantidades del tinte rojo exportado de Polonia. En 1547, la cochinilla polaca desapareció del registro de aduana Poznań; un oficinista de Volhynian notó en 1566 que el tinte ya no pagó en Gdańsk. Las plantaciones knawel perennes se sustituyeron por campos del cereal o pastos para criar el ganado. La cochinilla polaca, que hasta entonces era generalmente un producto de exportación, siguió siendo usada en la localidad por los campesinos que la coleccionaron; se empleó no sólo para teñir la tela sino también como un colorante de vodka, un ingrediente en la medicina popular, o hasta para el colorante decorativo de las colas de los caballos.

Con las particiones de Polonia al final de 18vo siglo, los mercados enormes en Rusia y Asia Central se abrieron a la cochinilla polaca, que se hizo un producto de exportación again—this tiempo, al Este. En el 19no siglo, Bujara, Uzbekistán, se hizo el centro comercial de la cochinilla polaco principal en Asia Central; desde allí el tinte se transportó a Kashgar en Xinjiang, y Kabul y Herat en Afganistán. Es posible que el tinte polaco fuera usado para fabricar algunas mantas orientales famosas.

Estudios

La investigación científica conocida más temprana de la cochinilla polaca es encontrada en el (Herbario polaco) por Marcin de Urzędów (1595), donde se describió como "pequeñas semillas rojas" que crecen bajo raíces de la planta, haciéndose "listas" en abril y de que poco "error de programación" surge en junio. Los primeros comentarios científicos de autores no polacos fueron escritos por Segerius (1670) y von Bernitz (1672). En 1731, Johann Philipp Breyne, escribió (traducido a inglés durante el mismo siglo), el primer tratado principal sobre el insecto, incluso los resultados de su investigación en su fisiología y ciclo vital. En 1934, el biólogo polaco Antoni Jakubski escribió (cochinilla polaca), una monografía que tiene en cuenta tanto la biología del insecto como el papel histórico.

Lingüística

La importancia histórica de la cochinilla polaca todavía se refleja en la mayoría de las lenguas eslavas modernas donde las palabras para el rojo en color y para el mes de junio ambos se derivan del Proto-eslavo (probablemente pronunciado), significando "un gusano" o "larva". (Ver ejemplos en la mesa abajo.) En la lengua checa, así como viejo búlgaro, esto es verdad tanto para junio como para julio, los dos meses cuando la cosecha de las larvas del insecto era posible. En polaco moderno, es una palabra para junio, así como para la cochinilla polaca y su planta del anfitrión, knawel perenne .

}\

|

| Julio

|

|

|

|

|

|

| Cochinilla polaca

|

|

|

|

|

|

| }\

Véase también

Adelante lectura

Enlaces externos



Buscar